gato feliz

10 reglas para tener un gato feliz

Es tu minino, tu mascota y obviamente quieres que sea feliz. Tener un gato es una responsabilidad que pasa más allá de alimentarle, no se trata solo de eso. Un gato también tiene otro tipo de necesidades sobre todo a nivel emocional y de calidad de vida. Te contamos cuáles son las reglas para tener un gato feliz y contento.

Según diferentes estadísticas, en España existen al menos casi 4 millones de gatos. Muchísimos de estos residen en casas y con familias. Sin embargo algunas personas creen que tener un animal, sea el que sea, es muy fácil y solo basta con que no le falte comida y agua para que esté a gusto y sobreviva. Gran error. Hay que reparar en que éste esté a gusto, tenga una salud óptima, obviamente se cumpla con su calendario de vacunación y preocuparse, en definitiva, en que feliz. Estas son las 10 reglas básicas.

  1. Comida de calidad. Comprar pienso para gatos de calidad debe ser imprescindible porque estarás apostando por una dieta equilibrada y una alimentación saludable. No te dejes guiar solo por los precios y ni mucho menos no compres siempre el mismo sabor, ellos también quieren variar.
  2. Un lugar de descanso. E incluso varios. Los gatos son animales de costumbres y dentro de esas costumbres ellos se encuentran seguros y cómodos. Debes procurarles un sitio para dormir y descansar y no molestarles, y si por ejemplo ha elegido un sofá o tu sillón, puedes optar por una manta por encima de éste para que no le llene de pelos.
  3. Mímale y acaríciale. Haz de tu minino un gato emocionalmente satisfecho. Te buscará y debes responderle con cariño y amor, en definitiva eres todo para él así que no está de más que le acaricies y le des placer.
  4. Juega con tu gato. Sobre todo en sus primeros años de vida necesitan jugar, son como niños y obviamente no pueden hacerlo solo a no ser que tengan otros “hermanitos”. Juega con pelotitas, hilos… todo ello sin asustarle.
  5. Modera la intensidad de tu mensaje. Los gatos son menos comprensivos que los perros, así que de poco te va a servir gritarles y perseguirles si hacen algo mal, no lo entenderán solo verán a su dueño o dueña agresiva y eso hará que te coja miedo con el tiempo…
  6. Preocúpate por su aseo. Es decir, cámbiale el agua cada día e incluso dos veces al día en verano, que en su comedero no haya polvo y que el arenero se limpie, al menos, una vez por semana. Es tu responsabilidad.
  7. Déjale que sea cotilla. La curiosidad es algo innata de ellos, tu gato es un gato feliz si cotillea armarios, cajones, la compra cuando llegas a casa… no le apartes de malas maneras, deja que sacie su curiosidad.
  8. Calor y frío. Como ser vivo también sufre el calor y el frío. Preocúpate de que pueda disfrutar de las bondades de las corrientes de aire sin ponerse en peligro o de que tenga un sitio calentito donde dormir en invierno.
  9. ¡El rascador! Un gato necesita donde lijar sus uñas, desestresarse y dejar potentes señales visuales y olorosas. Es su instinto, no lo olvides.
  10. Horas al sol. El sol es vida, también para los mininos así que aunque viva en casa retírale cada mañana la persiana o la cortina o déjale que salga al balcón o la terraza y disfrute de los plácidos rayos del astro rey. ¡Será un gato feliz!