pienso gatos

Cómo almacenar el pienso de tus mascotas

No todo vale a la hora de almacenar el pienso y la comida en general de nuestros perros y gatos. ¿Verdad que somos ordenados y tenemos cierto cuidado a la hora de colocar nuestra compra? Lo mismo tenemos que hacer con la comida de nuestras queridas mascotas. No es difícil, es solo seguir unas breves pautas como estas. ¡Te lo agradecerá!

Lo primero que debes hacer al llegar a casa y después de comprar el pienso para perros o pienso para gatos, es fijarte en la fecha de caducidad y hacer simplemente una pequeña divisoria. Es decir, si tu perro o gato come x gramos al día, fíjate que el pienso no le vaya a caducar. Si esto te ha ocurrido alguna vez, intenta comprar sacos de pienso más pequeños.

¿Sabías que nuestras mascotas también tienen un “exquisito” paladar? Lo primero que debes hacer es siempre comprar pienso de calidad como el que puedes encontrar en nuestra tienda online, además de comida húmeda y snacks que además presentan una composición equilibrada y se preocupen por la buena salud de nuestras mascotas. En general toda la alimentación de nuestros perros y gatos si no está bien conservada perderá sabor y aroma si no cerramos bien el saco y por tanto será menos apetitosa.

Comprar pienso de calidad

Te recomendamos que para proteger el pienso de gatos y perros, los coloques en contenedores que lo mantengan bien aislado de la humedad, el oxígeno, el calor y la luz solar directa. Por ejemplo, no abuses en colocarte demasiado pienso en sus cuencos porque si hace mucho calor al final se volverá algo blando y tu mascota podría incluso dejar de comer. Elige recipientes de metal, vidrio o plásticos para, una vez abierto el saco, colocar en pienso en ellos. El lugar donde están alojados debe ser oscuro y fresco, y el recipiente debe presentar un cierre hermético y seguro.

Un consejo muy importante es si vas dejar el saco o el contendor sobre el suelo debes poner debajo de él una madera o una plataforma con patas que lo mantenga aislado de la humedad del suelo y con una ventilación adecuada. Recuerda que la humedad favorece el desarrollo de moho que además es muy peligroso para tu perro o tu gato. Pero claro, no todo es pienso, nuestros animales también comen comida húmeda en lata.  Como sabes una vez abierta debes colocarla en el frigorífico y no tenerla abierta más de 3 días. El contenido debe conservarse en un recipiente con tapa dentro del refrigerador para evitar que se reseque o adquiera un color horrible. Mientras que para los snacks lo más aconsejable es guardarlos en contenedores con tapa hermética para mantener su sabor y evitar que se resequen en pocos días.