Shopping Cart

Envío GRATIS en pedidos superiores a 30€

Mi gato vomita, ¿qué le pasa?

Mi gato vomita, ¿qué le pasa?

Los vómitos en un gato son mucho más comunes de lo que parece, sin embargo, para un dueño ver a su mascota vomitar puede ser un acontecimiento bastante estresante. Y lo entendemos completamente, puesto que los vómitos son el principal indicio de que podría existir una gran variedad de problemas digestivos u otros padecimientos. Para saber con exactitud, se debe conocer los aspectos que diferencian a cada tipo de vómito.

Por otro lado, debes tener en cuenta que los vómitos en gatos son un síntoma muy usual. Sobre todo, en una gran variedad de enfermedades de diferente gravedad. Prestarle atención a la intensidad del vómito puede ayudarte a saber si será necesario correr a un veterinario. O simplemente darle un cuidado especial a tu amigo felino. ¡Te explicamos desde nuestra experiencia en Pienso Profine!

Los vómitos en un gato: ¿cuáles son las causas para vomitar?

Una de las principales causas de los vómitos en gatos son las bolas de pelo. Razón por la cual existen dueños que están acostumbrados a ver a sus mascotas vomitar. Y no podemos culparlos, puesto que se trata de un acontecimiento muy común en este tipo de animales. Y es uno por el que no hay que preocuparse en lo absoluto. Sin embargo, si el vómito de tu gato no incluye pelo o se observa diferente, debes prestar mucha atención.

Lo que siempre debes tener en cuenta es que no importa que, lo más recomendable es siempre llevar a tu mascota al veterinario en caso de síntomas inusuales. Pero si eso no es posible ahora mismo, te dejamos alguna de las causas más frecuente. Es para que puedas irte haciendo una idea de cómo actuar y ayudar a tu mascota mientras buscas la manera de acudir a un profesional.

Estrés durante la alimentación o comer demasiado rápido

Si en tu casa hay muchos gatos que comen al mismo tiempo y comparten espacio, entonces seguramente a menudo pasa que uno de ellos empieza a vomitar. Los vómitos en este caso no son muy graves: significa que tu gato comió muy rápido, ya que siente que debe competir por su comida, provocando vómitos. Esto también es común si tu gato está estresado o ansioso, por quedarse solo mucho o tiempo o por el encierro.

Comer cosas inusuales

Para nadie es secreto que los gatos son criaturas sumamente curiosas por naturaleza. Bueno, esta característica también puede ser la causante de los vómitos en un gato. Se debe a que la curiosidad los lleva a comer cosas inusuales que pueden causar desde intoxicación hasta envenenamiento, como ratones o cualquier tipo de objeto que simplemente no pueden digerir. 

Para reconocer si se trata de una intoxicación, debes buscar síntomas adicionales a vómitos o ganas de vomitar en tu gato. Es altamente posible que esté también presente malestar, fiebre, dolor, maullido constante y arqueadas que no cesan. En estos casos es necesario llevarlos al veterinario de manera inmediata para evitar daños mayores a su organismo.

Comer pienso de mala calidad puede provocar vómitos o ganas de vomitar en un gato

Los gatos son animales de estómago delicado. El mínimo cambio en su alimentación puede causar estragos en su sistema digestivo, así como también mantener hábitos alimenticios poco saludables. Si tu gato ha empezado a vomitarlo de manera repentina, una de las razones de los vómitos puede ser por alguna comida de mala calidad que hayas comprado recientemente.

Esto sucede cuando dicho alimento incluye componentes que a la larga pueden ser nocivos para la salud de un felino, o que simplemente tu gato no reacciona bien a su combinación. Por ello siempre debes tener cuidado de adquirir pienso de buena calidad, como lo es el pienso de la marca Profine. Se trata de una formula cuidadosamente elaborada y pensada para los gatos de estómagos más delicados, también teniendo en mente su nutrición y calidad de vida.

Parásitos y bacterias

Los dos mencionados son muy comunes en cualquier tipo de animal. Por lo tanto, siempre se recomienda desparasitar periódicamente tanto a los gatos como a los perros. Pero si no es posible, es probable que tu gato haya contraído alguno. Esto se puede notar con los síntomas de aletargamiento, fiebre, diarrea y pérdida de apetito, además de los vómitos o las ganas de vomitar en el gato.

Envío GRATIS

en pedidos superiores a 30€

100% Pago Seguro

PayPal / MasterCard / Visa

REGALO SEGURO en pedidos

superiores a 60€

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat