comprar pienso para perros

Cómo controlar el peso de mi perro

Y de repente un día, al cogerlo en brazos notamos que nuestro pequeño o pequeña pesa más de la cuenta, como que nos cuesta más levantarlo en brazos. Ha engordado y apenas nos hemos dado cuenta. ¿Qué hacer? Sin duda, llevarlo al veterinario para que te de unas pautas cara a que tu perro esté en su peso ideal. ¿Cómo evitarlo? No hay mejor manera que controlar el peso de tu perro con consejos como estos…

¿Verdad que tú cuidas tu peso o, al menos, eso intentas? Igual de importante es mantener la línea para ti como para tu perro. Y no solo por una cuestión estética porque a tu mascota la querrás igual esté más o menos gordita, sino por su salud. Un perro con sobrepeso es exponerle a la aparición de diferentes patologías y enfermedades y, por ende, a una muerte más prematura. O, al menos, a una peor calidad de vida. No lo permitas.

Controlar el peso de tu perro no es complicado. Tan solo no debes sucumbir a sus “chantajes emocionales”, esa caidita de ojos, esos roces y esas “tonterías” que te hace para que caigas y le des comida de más o alguna que otra chuche. Debes ser fuerte. Él o ella no lo entenderá pero estarás mirando por su salud. Además esta problemática se vuelve más importante cuando más adulto sea tu perro o si has optado por castrarlo, sea gato o perro cualquier animal aumenta su peso en el momento que se le extirpan los ovarios y el útero o los testículos.

Consejos para que mi perro no engorde

Si lo que quieres es que tu perro no engorde opta siempre por comprar pienso de calidad, no por el pienso más barato o el típico de la marca blanca del supermercado, ¿verdad que tú no comes solo eso? Compra pienso de calidad fabricado con ingredientes naturales que, seleccionados y testados con anterioridad, dan fe de que tu perro está comiendo de forma sana y equilibrada.

Un consejo para que tu perro no engorde en controlar lo que come, es obvio. Para ello puedes usar una taza medidora y controlar la cantidad de alimento diario que puedes darle y no excederte de ponerle más pienso en su comedero. Además compra pienso bajo en calorías y grasa y evita darle comida que cocinas para ti, ¡esto es muy importante! Tu perro no asimila la comida de las personas igual que nosotros e incluso puede sentarle mal.

También preocúpate por aumentar el ejercicio diario de tu mascota. La ausencia de ejercicio o tu falta de tiempo pueden acarrearle a él problemas de salud así que qué menos que media hora de ejercicio diario y juegos. Localiza algún parque cercano y también así promueve que se socialice. Eso sí consulta el tema de los ejercicios de tu perro con tu veterinario, no vayas a exceder, él te dará mejores pautas físicas respecto a su raza, edad y formación física.

No te pases en darle premios ni “chuches”, tienen un alto nivel calórico. De vez en cuando no pasa nada darle premios si se ha portado bien, sobre todo tras salir del veterinario o si le ha costado adaptarse a ciertas acciones o tareas.  En definitiva, controla desde bien pequeño el peso de tu perro, y aboga siempre por un perro sano y duradero.