Cómo detectar irregularidades de salud con la orina del gato

¿Cómo detectar irregularidades de salud a través de la orina del gato?

Los gatos son animales muy particulares que como mascotas llenan de alegría y sorpresas los días de sus dueños. Pero como el resto de las mascotas requieren cuidados y prevención para poder conocer cualquier cambio en su estado de salud. Es importante conocer cuáles son esos indicadores que podrían estar dando una alerta de que algo no anda del todo bien. Con los siguientes consejos se podrá tener un mejor diagnóstico ante cualquier eventualidad.

Es importante reconocer que los gatos son personajes muy particulares que no siempre expresan lo que sienten, muy a su manera y con sus misterios, es su cuerpo el que termina revelando su estado de salud. En la orina del gato se pueden conseguir ciertas pistas para conocer como está de salud. Por ejemplo, en el olor, cuando es muy fuerte podría deberse a una infección, esta característica es muy común en machos no castrados, ya que sirve de método para marcar su territorio.

¿Qué se puede analizar de la orina del gato?

El aspecto de la orina del gato lo dice todo,  por ejemplo, si el color es muy claro, podría existir algún tipo de enfermedad de riñón, por lo que un acercamiento al veterinario o estará de más. Suele suceder que se observa sangra y eso debe ser comunicado de inmediato al médico de cabecera. La cantidad es un aspecto muy importante, pues si hay algún cambio drástico en la cantidad de orine, podría existir alguna sospecha de infección, desde una cistitis hasta algún problema renal que requiera cuidados más contundentes.

El comportamiento de esta mascota es esencial analizarlo con la orina del gato, en el dado caso que sufra cistitis, si resulta que tienen cálculos o alguna otra alteración, lo más probable es que cuando tenga ganas de orinar, no logre hacerlo. Hay que vigilar si lo ha logrado. Otro detalle crucial con los gatos es que si se lamen con frecuencia en la zona genital podría estar tratando de decir que tiene picor, escozor o dolor, síntomas típicos de que algo no anda bien en la zona.

Las enfermedades más comunes que se pueden detectar en la orina del gato

Lo más común en los gatos son las infecciones bacterianas. Cuando un gato goza de buen estado de salud, no será nada frecuente que capte una infección, pero si padece otras patologías que el dueño podría desconocer, como es el caso de la diabetes, su sistema inmunitario podría estar muy débil al punto de presentar esa dolencia. Otro de los diagnósticos más comunes a través de la orina del gato es la cistitis idiopática, la inflamación dolorosa de la vejiga que llega a manifestarse con micción, dolor e, incluso, sangre en la orina. Es muy importante tratar este cuadro cuanto antes.

Los Cálculos en la vejiga también se pueden presentar de forma muy común en los gatos, los más comunes se denominan estruvita y  oxalato de calcio. Por lo general obstruyen la uretra e impiden que puedan orinar con normalidad. Por otra parte, el sobrepeso también puede propiciar problemas urinarios. La mejor recomendación es cuidar las comidas del gato así como fomentar que haga ejercicio, corra o se mantenga activo de una manera u otra. El estrés es el último pero no menos importante escenario comprometedor en la salud de los gatos.