gastroenteritis pienso perros

Gastroenteritis en perros: síntomas y cómo actuar

No, tampoco nuestras mascotas se libran de sufrir la tan temidas gastroenteritis y menos nuestros perros. Una inflamación del estómago y del intestino delgado que puede poner en jaque la salud de nuestros canes, ¿cómo saber que éstos están sufriendo un episodio de gastroenteritis y sobre todo cómo actuar?

Es fácil identificar la gastroenteritis en perros y siempre, sin ninguna duda, será preciso que llevemos a nuestra mascota a que sea oscultada al veterinario. Los síntomas son desde tristeza, diarrea, nauseas, vómitos, pérdida de apetito, dolor abdominal, a veces sangre en las heces… no deben porque darse todos pero que algunas hagan acto de presencia puede derivar en la presencia notoria de la gastroenteritis en nuestro perro.

Comúnmente los perros que sufrían gastroenteritis eran aquellos que vivían en lugares con condiciones de limpieza desfavorables. Sin embargo, ningún perro está a salvo de ella. La pérdida de peso, la presencia de continuas arcadas en nuestro perro, episodios de fiebre…. son otros síntomas de gastroenteritis en perros. La apariencia de sangre en las heces es mucho más alarmante y habrá que acudir con urgencia al doctor.

Esta recibe el nombre de gastroenteritis hemorrágica canina y se supone que está causada por parásitos intestinales como el clostridium, también por una dieta inadecuada o por un sistema autoinmune del perro. Son los caniches, pekineses y los yorkshire terriers los animales más propensos a padecerlas.  Mientras que la gastroenteritis común es más habitual en pastores alemanes, shar peis, rottweilers y boxers.

Causas de sufrir una gastroenteritis en perros

Éstas pueden ser muy variadas y de cualquier modo, se necesita una actuación rápida por la parte del propietario y tener mucho cuidado con la alimentación. Puede ser que nuestro perro se haya dado un atracón, como reacción a ciertos medicamentos, que haya bebido agua en mal estado y comida tóxica, que haya bebido leche y es intolerante a la lactosa sin saberlo o como consecuencia de una infección intestinal por protozoarios, virus o bacterias nocivas, contagiada incluso por otro perro o en el ambiente

Cómo cuidar a un perro con gastroenteritis

El agua juega un papel importante para saber cómo gestionar este incidente en la salud de tu can. Ten siempre al alcance de tu mascota abundante agua ya que la gastroenteritis les provoca una excesiva pérdida de líquidos y deshidratación.  Mantenla siempre en buen estado y limpia, y sobre todo observa que bebe. También limpia sus comederos a diario así como los diferentes utensilios. Desinféctalos para evitar la acumulación de bacterias.

Un consejo de todo veterinario es mantener a tu perro en ayunas durante las primeras 12 horas posteriores al inicio de la diarrea para que su estómago se vacíe y así le ayudemos en su recuperación. Y como no, cuando vuelva a comer compra pienso específico para perros con problemas digestivos. Le ayudará sobremanera a recuperarse así como la pechuga de pavo a la plancha, las zanahorias hervidas o la calabaza hervida que ayuda a regular el tránsito intestinal de los perros.