Mitos y verdades en la alimentación de perros y gatos

Mitos y verdades en la alimentación de perros y gatos

Es esencial estar informado de las buenas prácticas alimenticias antes de dar de comer a nuestras mascotas, ya que en algunos casos existen algunos mitos que no son ciertos o algunas creencias populares que poco tienen que ver con la realidad de las necesidades de los animales. Una mala alimentación podría mermar la salud de perros y gatos así que es conveniente revisar las claves para realizar unas pautas correctas, ¡toma nota!

La frecuencia a la hora de alimentar a perros y gatos

En ambos casos, la frecuencia de la alimentación va a depender de la edad, el peso, la raza y del ejercicio que hace. Por este motivo, hay que mirar los detalles en el envase del pienso, donde se indica exactamente lo que tiene que comer cada animal. Como regla general, a los perros se les suele dar de comer una o dos veces al día. En cambio, los gatos regulan muy bien la ingesta de alimentos y comen varias veces a lo largo del día y la noche.

Los perros comen habitualmente con una ansiosa voracidad mientras que los felinos, al ser cazadores solitarios y de presas pequeñas como ratones, comen poco a poco con intervalos más largos. También es fundamental tanto con perros como con gatos comprar el tipo de pienso adecuado según si se trata de cachorros, adultos o animales mayores.

El pienso seco o el pienso húmedo

Tanto para perros como para gatos, ambos piensos son iguales en cuanto a características nutritivas. Es recomendable la mezcla de ambos porque los dos tienen características muy beneficiosas y lo aconsejable es un 50% de cada uno de ellos en cuanto a aporte calórico. El pienso seco, por su parte, ensucia menos y tiene muchas ventajas, mientras que el húmedo es beneficioso porque tiene menos calorías. A los animales les encanta y el alto nivel de humedad que tiene ayuda a evitar problemas como los urinarios.

¿Alimentar a perros y gatos con tu propia comida?

Dar de picar a la mascota con nuestra comida es una elección muy personal y cada uno tiene su forma de verlo, aunque está bastante extendido tanto en dueños de los perros como de los gatos. Pero lo cierto es que hay que tener cierto cuidado y asegurarnos de que no sea perjudicial.

Existen algunos alimentos que no pueden tomar, por ejemplo, en el caso del chocolate tiene un producto que es teobromina y es muy tóxico, especialmente para los perros. Tampoco pueden tomar uvas, aguacates o cebolla, y hay que tener especial cuidado con los huesos ya que se les pueden clavar. Lo ideal son las chuches de perros y gatos que además tienen efectos beneficiosos, para eso están específicamente diseñadas.

Cocinar especialmente para las mascotas

Cuando los dueños de perros y gatos lo hacen de esta manera tienen que ser muy conscientes de que hay alimentos tóxicos y, además, no se puede asegurar de esta manera que la alimentación sea equilibrada porque no puedes saber si le estás dando las proteínas y minerales que necesita. Será una alimentación probablemente peor en ambos casos.