Consejos para alimentar a perros de razas grandes

Consejos para alimentar a perros de razas grandes

Para alimentar de forma correcta a tu mascota, es sumamente importante dedicar especial atención a las cantidades, calidad de alimentos y las proporciones del animal. En el caso de los perros de razas grandes es necesario seguir un régimen alimenticio que no ponga en riesgo la calidad de vida de ellos, que, por lo general, tienden a presentar rasgos de envejecimiento más rápido que los perros más pequeños.

Los perros de razas grandes como el alaskan malamute, perro lobo checoslovaco, sloughi o lebrel árabe, braco italiano, perro lobo checoslovaco, rottweiler, labrador retriever, collie de pelo largo,  terrier negro ruso, collie de pelo corto, greyhound o galgo inglés, akita inu o akita japonés, perro crestado rodesiano, cane corso o mastín italiano, galgo español, entre muchos más, requieren especial atención en su alimentación desde el momento que nacen.

Los perros grandes necesitan contar con una alimentación balanceada y nutritiva especial, debido a que sus condiciones de salud suelen ser delicadas, específicamente con relación a su tamaño, ya que su metabolismo es mucho más lento que el de los perros de proporciones más pequeñas. Es sumamente importante para ellos contar con una dieta baja en grasas, con minerales y nutrientes completos, como las diferentes propuestas y presentaciones de Pienso Profine.

Relación cantidad – calidad en la alimentación de perros grandes

Se cree que los perros grandes deben comer en proporciones que igualen su tamaño Esto es un error. Si bien se debe calcular una alimentación en función a su proporción, también se debe tomar en cuenta las propiedades nutricionales de los alimentos, descartando aquellos ingredientes que puedan exponer su salud, bien sea porque su organismo no los tolere o porque originen una reacción alérgica.

Los perros de razas grandes deben evitar comer cantidades fuera de lo que realmente necesitan, ya que tienen tendencia a la obesidad y cuando comen demás, van acostumbrando a su organismo a no sentirse nunca saciados. Cuando los perros grandes comienzan a sufrir de obesidad, automáticamente su salud se ve comprometida y algunos órganos o zonas del cuerpo empiezan a fallar, acortando de manera drástica sus años de vida.

La edad también es un factor determinante al momento de administrar la alimentación de los perros de razas grandes, ya que deben consumir con cantidades y frecuencias determinadas. Con alternativas como Pienso, tanto para cachorros como para Perros grandes, lo ideal es crear una rutina que el perro se pueda memorizar. Los cachorros deben consumir alimentos tres veces al día, según su tamaño y energía, mientras que los más grandes deben comer dos veces al día.

Beneficios de Pienso como alimentos para perros grandes

El tipo de alimentación de los perros de razas grandes deben ser altos en vitaminas como la C y E, por lo que las alternativas de Pienso Profine son las más indicadas del mercado. Así mismo, se debe verificar que estos animales puedan consumir productos que sean altos en antioxidantes, pero bajos en fosforo, cuando se consigue ese nivel, la salud de la mascota se puede mantener en las mejores condiciones.

Es necesario, además, optar por una alimentación que ayude a cuidar las articulaciones, ya que los perros de razas grandes empiezan a envejecer en muy poco tiempo, de hecho, el rango de tiempo para que su cuerpo empiece a evidenciar la vejez es a los 6 años. Es allí cuando los alimentos Pienso Profine para perros grandes, permiten optimizar la calidad de vida de la mascota, debido a que su valor nutricional está pensado en alargar los años de vida de los perros.

Cuando se persigue una buena alimentación para los perros grandes, es necesario descartar el consumo de suplementos en paralelo a las comidas, es decir, ya los alimentos deben contener las vitaminas, minerales, antioxidantes, ácidos grasos y proteínas para que el perro pueda seguir creciendo fuerte y con energía. De lo contrario, al consumir suplementos aislados, su cuerpo podría tener una reacción a consumirlos en horarios diferentes a la comida.