aaa

Consejos para cuidar los dientes de tu perro

Aunque seguramente no te hayas parado a pensarlo, la boca de tu amigo más fiel se parece mucho a la tuya en dos aspectos muy importantes. Por un lado, antes de los definitivos, tendrá dientes de leche. Por otro, su boca es sensible diferentes enfermedades, por lo que cuidar la higiene es esencial. Así, para que crezca sano y feliz, debes esforzarte en que los dientes de tu perro estén siempre en perfecto estado.

Con unos pequeños cuidados conseguirás evitar que tu mascota desarrolle enfermedades como la gingivitis o problemas como el mal aliento. No solo eso, sino que con una buena rutina de limpieza los dientes de tu perro estarán más fuertes y no se romperán o astillarán con facilidad, le evitarás fuertes dolores y no perderá piezas de manera precoz. ¿No crees que el esfuerzo merece la pena si con ello le ves feliz?

Acostúmbrale desde cachorro

Seguro que adoras jugar con tu perro y que pasarías horas haciéndolo. ¡Perfecto! Nada mejor que el juego para que se acostumbre a esas rutinas de limpieza. Puedes comenzar masajeando suavemente sus encías para que se familiarice con esa sensación. Es cierto que al principio no le gustará mucho y tal vez se muestre inquieto. Pero verás como en poco tiempo ya puedes limpiar los dientes de tu perro con un cepillo suave.

Al principio no será necesario que lo hagas todos los días, será suficiente con que limpies los dientes de tu perro un par de veces a la semana. Así, poco a poco y convirtiendo ese momento en un rato de juegos y diversión, conseguirás que lo adopte como un hábito cotidiano antes de que hayan crecido los dientes definitivos hacia los 6 meses.

La higiene dental en perros adultos

Como en el caso de los humanos, la placa y el sarro son los grandes enemigos de los dientes de cualquier perro. Si quieres evitar que tu amigo peludo desarrolle problemas que pueden poner incluso en riesgo su salud, debes seguir unos consejos básicos:

Un buen cepillado: ya te lo hemos adelantado, debes cepillar los dientes de tu perro con regularidad. Usa siempre un cepillo suave y pasta específica para canes. Por cierto, la técnica también es importante, empieza por los colmillos y los incisivos delanteros para luego dirigirte hacia las muelas.

Cuida su alimentación: el pienso seco es el que más protege los dientes de tu perro. ¿La razón? Que ayuda a ‘rascar’ la superficie dental para eliminar la placa, incluso existen piensos específicos para prevenir enfermedades dentales.

Caprichos y juguetes: otra forma de mimar los dientes de tu perro es darle de vez en cuando barritas y golosinas elaboradas, precisamente, para limpiar su boca. O puedes hacerle un regalo en forma de juguete limpiador, eso sí, procura que no sea muy duro si es aún cachorro.

Llévale a revisiones: igual que tú vas al dentista, los dientes de tu perro también deben revisarse cada cierto tiempo. Una visita al veterinario cada seis meses nunca vendrá mal. Si hay algún problema, cuanto antes se tomen medidas, mucho mejor.

Además de todos estos consejos, dedica todos los días un ratito para inspeccionar los dientes de tu perro. Recuerda que a veces le encanta curiosear y morder todo lo que encuentra a su alcance. Un pequeño descuido o un esfuerzo pueden hacer que se le incrusten restos entre los dientes o se haga pequeñas heridas que pueden llegar a infectarse.

Como ves, es muy fácil que conseguir que los dientes de tu perro estén siempre en buenas condiciones. Solo necesitas prestarle un poco de atención para que ese amigo incondicional que siempre está a tu lado tenga una boca sana y pueda disfrutar contigo de momentos inolvidables.